Adivina el refrán

salafrancablog

Bueno contando con que al no haber ensayos yo directamente digo el trabalenguas ( de esos momentos que no estás y metes los calcetines en la nevera en vez de la lavadora 😉 jajaja) vamos a ponerle las sonrisas al día. Si no miráis el cartel cuando Sergio lo ponga frente a la cámara podéis jugar con nosotros para ver si podéis adivinarlo. Señores y señoras ya hemos pasado la mitad de la semana que no se diga, y ahora… A SONREÍR !!!

REMUACKISSSSSSSS LLENOS DE CARIÑOTE MIS LINDOS.

Ver la entrada original

Anuncios

Acaso esto te pertenece?

En la orilla de Misly

IMG_9062

… y llegó como a quien lo esperan, sin más  preámbulos ni presentaciones. Se acercó y me sacudió contra su pecho hasta dejarme sin aliento y herede este deseo por comenzar nuevamente a ser yo. Ese yo que dejé guardado en una gaveta de mi antiguo armario el mismo día que decidí que fuera parte de mi pasado. Retornó hasta lo más bajo de mi autoestima queriendo apoderarse de algo que ya no le pertenecía.

…continuara

Ver la entrada original

YA NO TE QUIERO

Precioso y doloroso, entre muchos cosos terminados en oso.

POESÍA JAPONESA DE ELFICAROSA.

Entrelazo los dedos
para no tocar tu
cuerpo que me llama.

Me dijiste: no te quiero
y volviste, volviste a
este poema roto en
que me he convertido;
versos destrozados,
en mi boca dolorida.

Y, sé, que ya no puedo,
que, aunque mis manos
mueran por acariciarte,
ya no puedo, no, no puedo.

Mis dedos sangran
llenos de las palabras,
que no te digo con la boca,
envuelta en la fina línea
del deseo y el amor,
mi piel se revuelve al olerte,
aún tiene marcas de tus dedos,
el aroma de tu pecho.

Pero me levanto y ando
hacía la puerta que tanto
abracé cuando saliste por ella,
la abro y te digo: vete, ya no te quiero.

Y las tripas duelen
con poesías de noches inconclusas,
mi cuerpo flota en el aire,
mis ojos se llenan del polvo
de tu imagen en la buhardilla,
que me sonríe en…

Ver la entrada original 3 palabras más

Ahora no es como ayer

versosconvidapropia

Ahora no es como ayer

ahora el tiempo pasó dejando huella,

cambiaron tus palabras

como lluvia de nieve en primavera,

ya no sé qué decirte,

el alma no perdona, pero reza

se paran los suspiros

para dormir eternos en la hierba.

Ahora no es como ayer,

si existen lunas, no valen estrellas

Ahora no es como ayer

estamos tan lejanas y tan cerca

como el cielo y el mar

que de lejos parece que se besan.

María del Mar Ponce López

Reservados todos los derechos de autor

Ver la entrada original

 He perdido su voz, sus te quiero…

Le doy me gusta con culpa, pero es verdad y la verdad debe ser apreciada, aunque duela.

mundocallado

Lo intentó, una y otra vez, intento recordar cualquier palabra salida de su boca, cualquiera, pero ya no consigo recordar su voz.

Olvidé él tono en el que me echaba, broncas, como sonaba un te quiero hermanita, no sé pornerle voz a su cara.

Me duele haberla olvidado, dicen que lo primero que olvidas es su voz, yo tenia la esperanza de poder recordarla siempre, al menos que me quedase eso.

¿Como haber estado 23 años al lado de una persona y en tres años olvidar su voz?

Ahora cierro los ojos, me acuerdo de sus poemas, pero no consigo empezarlo sin su voz, y entre lágrimas vuelvo a abrir los ojos, buscar desesperadamente entre mis recuerdos, sé que la volveré a encontrar, porque soy incapaz de soñar recordando sus te quiero.

Ver la entrada original

La vida del Dr. Biología (un cuento que se hará realidad, de alguna forma, probablemente)

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

La humanidad es un avión cayendo en picado. ¿Es la humanidad como un avión cayendo?

—¿Doctor Biología? —pregunté con evidente tono de duda acercándome por su espalda.

Él estaba sentado con las piernas cruzadas y pareció no escucharme, por lo que tuve que repetir la pregunta poniéndome a su lado, mientras me arreglaba el pelo:

—¿Es usted ese que llaman Doctor Biología?

Silencio. Pensé que estaba sordo o que me ignoraba absolutamente. El silencio era total, salvo un lejano rumor del pequeño río que discurría ante nosotros. Me senté a su lado y al mirarle a la cara y ver sus ojos cerrados comprendí que tal vez estaba meditando. Me sentí ridícula por haberle molestado, aunque él ni se inmutó. Dí un par de pasos hacia atrás y me senté mirándole.

Tenía la cara arrugada y morena, pelo y barba desaliñados con bastantes canas, gris en la distancia. De sus grandes orejas me llamaron la atención los largos…

Ver la entrada original 3.659 palabras más

Tarde plateada

Viviana Lizana urbina

Espérame en la tarde plateada, camina descalzo en la húmeda arena y piénsame en cada roce…
Deja que la brisa acaricie tu faz y deje ese salobre gusto de la piel sudada en el frenesí de nuestras tardes de otoño…
Te aseguro que alcanzarás a rememorar el fuego de nuestras miradas y ya estaré allí, para revivir la intensidad de nuestro amor.
Espérame sólo un momento, no tardaré…

Viviana Lizana

Ver la entrada original