Laringitis.

TierraDeAires

_MG_0674

Escribo rodeada de los niños que no tengo. Les doy las tetas cuando exclamo. Les miro a los ojos cuando pregunto. Escribo porque por dentro soy una anciana de comas altas, de suspensos puntos, de fuegos lentos, muy lentos. Escribo sabiendo que no sé nada. Me miro al espejo y aparecen remolinos. Al fondo, quizás, hay una porción de tierra, parece, hay un puerto, una sillita de enea, un libro abierto. Escribo oliendo a lluvia y a romero. A veces, siendo consciente de todo, no escribo: de la muerte, de la luna, de los cuerpos. Es entonces cuando me duele el paréntesis que aún no encuentro. Puede que me rinda al mar. Puede que lo traiga el viento. Tengo la laringe estropeada desde hace días. Hay secretos que aún no he desenredado del todo. Me consta. No hay salud de hierro en honestidades de papel de seda, de lija. Estoy…

Ver la entrada original 345 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s