Historias mínimas: Son las cuatro de la mañana aquí…(1/1)

Bitácoras de luna

Está oscuro, sus ojos aún no se acostumbran a la oscuridad, pero hay luna. Una pared impenetrable de negrura absoluta se levanta ante ella. Está descalza y envuelta como un gusano en su edredón. Como un gusano…

Ante la ventana de su habitación envuelta en su edredón como un gusano y fuma…

Así se siente,—o mejor dicho, así se ha sentido siempre—

Su edredón es de pluma, es ligero y es de color marrón herrumbroso. Así se siente —o mejor dicho, así se siente ahora— oxidada.

La oxidación es ese proceso, irremediable, que deviene cuando al objeto no se le da el uso adecuado o no se le brinda el cuidado necesario. A ese temible cambio de estado también se encuentra sometido el cuerpo humano con el paso, inexorable, del tiempo,—reflexiona—.
Cierra sus ojos y se imagina en el vientre de su madre, larva no deseada, por el simple hecho…

Ver la entrada original 813 palabras más

Anuncios

2 comentarios en “Historias mínimas: Son las cuatro de la mañana aquí…(1/1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s