Sus pupilas

Bitácoras de luna


Sus pupilas vagan por el infinito, mientras el tañir de una guitarra vibra en su interior, evocando viejos tiempos.

— ¡Qué recuerdos!

Está parada frente a la ventana, observa: observa como el agua de la pasada lluvia aún gotea desde la cornisa de su departamento y se escurre por la ventana, mientras el reloj a sus espaldas zumba como un panal de abejas esperando a su reina. A su reina: sin trono, sin corona, sin estrellas.

Está parada frente a la ventana con la mirada vacía que transvasa unas pupilas inertes a unos ojos huecos: recuerda, recuerda, recuerda.

Hace poco leyó un libro, donde el ajedrez era una metáfora de la vida.

El ajedrez consiste —con sus peones, caballos y alfiles— en mover las piezas por el tablero estratégicamente para proteger a su reina, aniquilando por doquier para ensalzarla. Recuerda.

La vida es la reina y nosotros somos sus peones…

Ver la entrada original 455 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s