La curiosidad revive al perro que llevamos dentro

Muy bueno, notable y tan sugerente. Donde no necesitamos descripciones para disfrutar del contenido del relato, sino del mismo bolso.

PENSANDO EN LA OSCURIDAD

woman-801712_1920Normalmente él no hace estas cosas, no ve a una chica sola en un bar mirando por la ventana, se le acerca, la saluda y le pregunta si puede sentarse en su mesa. Esa forma de ligar murió hace tiempo. Podría pedirle su número de teléfono y luego escribirla, pero no quiere esperar para descubrir qué es lo que tanto le atrae de ella. Por suerte le cede el asiento de enfrente al librarlo de su enorme bolso.

 —¿Qué llevas ahí?  —le pregunta más que nada por entablar conversación.

Ver la entrada original 100 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s