Lejos desde los dedos.

A la Sombra de la Luna

fluye,
la sangre de mis dedos,
se extiende,
trazando mundos nuevos,
montañas de letras,
unos y ceros,
hiriendo a la vista,
hiriendo de nuevo,
¿dónde quedaron
las promesas, los te quiero?
¿dónde todo aquello?
¿dónde lo nuestro?
frágil  futuro,
apenas un huevo.
cayó del altar
donde tus pies descansan,
donde mi corazón se hace un hueco.
se hizo añicos,
dibujo en el suelo.
Como un niño,
un niño pequeño,
las manos manchadas,
de sangre y ceniza,
cual cenicero.
Quemadas las voces,
quemados los sueños,
burbuja de napalm,
volando hacía el cielo,
Alsino maldito,
cargado de recuerdos.
Te elevas, lejos,
más allá del tiempo.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s