La muerte II

Pues a diferencia del montón yo me la llevo. Mejor esperarla como una amiga que tratar de hacerle el quite. que no vaya a ser como el cuento que, por huir de ella, me arroje de lleno en sus brazos.

salafrancablog

Viene a buscarnos cada día

Eligiendo la presa oportuna,

Borrando de la boca la alegría.

Llevarse el aliento es la fortuna

De una guadaña pintada en denegría.

La muerte no tiene miramientos

No sufre jamás remordimientos

De esas vidas que extingue con lamentos,

Rúbrica… dejada en sus momentos.

La muerte es bomba y explosión.

Muchas vidas que paran corazón

Mientras muchas otras son nacidas,

Lágrimas que bañan sus partidas

La muerte arrebata la ilusión,

Agita las alas… con crueles despedidas.

Cajas de pino para cuerpos postrados

El destino detiene relojes arrebatados.

Ruiseñores de cantos apagados

Y los sueños… dejan de ser soñados.

La muerte ese ser de cianótico

Abrupto y apagado que nos detiene,

Ese momento cruel y caótico

Que nunca a nadie conocido lo retiene,

Que por enfermedad… con su hoz se entretiene,

Centro de rosas en negro melancólico

Que nunca sabremos cuando… ni de donde proviene.

Ver la entrada original

Anuncios

3 comentarios en “La muerte II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s