¡Nada como tu café!

VaneOro "La chica cósmica"

¡Nada como tu café!

Ese que me sirves el domingo en la mañana, luego de una larga noche de besos, caricias traviesas y juegos incitantes.

Lo prefiero caliente porque me provoca tomarlo despacito, saborear cada sorbo.

No como tú que lo prefieres frio, no te gusta quemarte la boca, así no lo puedes disfrutar – eso dices.

Aunque me queda la duda, si es que no te gusta o quizás es que en realidad lo que disfrutas es morbosearme mientras yo me tomo el mío. Porque te sientas enfrente de mí mientras se enfría el tuyo, con esa mirada que te delata, la misma que haces cuando me ves sentada con las piernas entre cruzadas encima del banco, tan solo cubierta con tu camisón.

Y cuando te llevas la taza a tu boca, y me sonríen tus ojos y me hablas y me confiesas lo que sientes sin pronunciar palabra. ¡Si! así es como…

Ver la entrada original 12 palabras más

AMANTES SIN DESTINO

boleroenlamadrugada

Tras el manto dormido de la mañana se dibujan las horas, mientras yo te busco, pecado de mis entrañas, delirio que apareciste de la nada, que te colaste entre mis ventanas  rotas, delirio con el que sueño y no descanso.

El dolor se empeña en atravesar  mi pecho y por un instante temo perderte, pero me giro y me tropiezo una vez más con tus ojos, seres jubilosos que me devuelven la vida, que se convierten sin pretenderlo en la luz eterna que me deslumbra.

Dejo que tus labios fríos busquen mi cuello y descansen , mientras el aire cálido de tus pulmones se revuelve salvaje dentro ti y lucha por escapar con violencia de tu boca.

El invierno moribundo vuelve a huir despavorido de nuestras sabanas enrojecidas, al sentir como nuestros cuerpos temblorosos y atormentados despiertan como si lo hicieran por primera vez.

Nuestras manos nos poseen y nuevamente…

Ver la entrada original 48 palabras más

La celda

A la Sombra de la Luna

Desde la pared,
la cadena se despliega y se separa,
desde la pared,
como una víbora serpentea,
se estira, se contrae, se ladea,
sin dejar de morder.
Desde la pared,
hasta su muñeca,
afirma la cadena a su presa.

Y mientras él lucha,
por liberarse del hierro,
caen las lagrimas
y dibujan en el suelo,
constelaciones de lamentos,
estrellas mojadas,
recuerdos de tormentos.

Mientras, el aire se nubla,
se ensombrecen los sueños,
toman consistencia el gemido,
Y con rabia salen de su cuerpo,
silenciosos, invisibles,
hasta tocar el techo.
Salen sin hacer ruido
desde un agujero en su pecho.

Mas frente suyo no hay una reja,
no hay puerta, no hay cerradura,
Sólo le retiene la férrea atadura
y el doloroso masoquismo de la conciencia.
Al otro lado, brilla la tierra,
iluminada por un solo cálido y atento,
Caen las hojas, soplan los vientos.
Es la celda una sombra,
un…

Ver la entrada original 115 palabras más

Antes de comenzar a escribir una novela

Litercosmos

Escribir una novela es un viaje, normalmente largo. Puede llevar meses o años. Cuando viajas hay dos maneras: a) Salir de casa y caminar sin saber adónde te llevarán los pies. b) Trazar una ruta, mirar guías de viajes, precios, etc. Aunque la primera manera puede ser muy estimulante, podría suceder que no salieras ni de tu barrio. Así que aconsejo la segunda.

Pueden ser muchos los preparativos y pasos previos antes de comenzar este viaje literario, hoy me centraré en dos que considero básicos y que ayudan a evitar el bloqueo.

Abre un documento en tu ordenador con el nombre provisional de tu libro. En la primera página escribe algunas ideas sobre el tema sobre el que tratará y los nombres de posibles títulos (si no tienes uno definitivo todavía). En la segunda página escribe el nombre de cada personaje y tras su nombre una descripción que incluya al…

Ver la entrada original 373 palabras más

Garantías

Emociones encadenadas

Meter el dedo en la trampa
y ser la llaga.
Coger el tequierenotequiere
de la margarita
y ser el as escondido.
Ladrar al viento
y ser la palabra incapaz de dar el salto.
Ir a rastras al centro de la flor
y ser el polen.
Regalar
el futuro que no llega,
el pasado que no pasa
y un presente perdido
en la actualidad.

Gema Albornoz

Copyrighted.com Registered & Protected BPQ4-RMHM-SK2M-5S98

Licencia Creative Commons
Esta obra de Gema Albornoz está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://emocionesencadenadas.com/.

Ver la entrada original

Leyendas del perro negro

La Exuberancia de Hades

El perro negro fantasmal es un ente espectral presente en el folclore de las Islas Británicas principalmente pero también en otras partes del mundo como España. En la mitología europea, los perros se han asociado desde tiempos remotos con la muerte. Ejemplos de esto son las Cŵn Annwn, Garm y el Cerbero, todos ellos de alguna manera tutores del inframundo. Esta asociación parece ser debida a los hábitos caninos de rebuscar en la basura y escarbar la tierra para enterrar huesos. Es posible que el perro negro sea una supervivencia de estas creencias.

Johannes Gehrts – Hela en compañía de Garm (1889).

Tal y como hemos mencionado anteriormente, las historias de perros negros fantasmales abundan en Gran Bretaña, casi cada condado tiene su propia variante, desde el Black Shuck de East Anglia al Padfoot y la Bogey Beast de Yorkshire. Los perros negros fantasmales se han presenciado con demasiada frecuencia en…

Ver la entrada original 1.858 palabras más

Mi favorita

Serendipia

Hoy me apetecía algo distinto, y cómo estoy liada con exámenes pues me ha dado por pensar en lobos feroces devorando mis exámenes y aprobándolos por mi. Feliz miércoles a todos.

Mi favorita…

Como cuando te metes en la boca del lobo dándote cuenta,

intrigada como Caperucita Roja en aquel bosque.

Dando vueltas y cayendo, lento y rápido al mismo tiempo.

Sosteniéndote en el aire y luego volviendo a caer.

De un modo mágico.

Del único que debería de existir.

Como Alicia cuando cae por ese abismo negro.

Sin consecuencias.

Sintiéndote tan culpable como La madrastra de Cenicienta al hacerlo,

sin importarte nada más que volver a ver esa misma boca.

Aunque sólo sea un segundo.

Una milésima.

Un sonrisa a cambio de esos labios que besarías una y otra vez sin importarte nada más,

unos labios que aún sientes sobre los tuyos al cerrar los ojos,

en medio de…

Ver la entrada original 282 palabras más