Ningún reflejo.

Poesía de basurales.

Una cicatriz,
la piel desgarrada
y el sudor
sobre el vientre.

Me he pasado
el día con la cabeza
abajo del agua
intentando respirar
inútilmente,

más cicatrices,
tengo el cuerpo
cubierto de marcas
que juegan
y mutan,
se vuelven grandes,
violetas,
se hinchan,
me cubren
por completo,

hay formas de colores
debajo de mis ojos,
son  marcas,
marcas desde adentro
en medio de la nada
que saltan
que hablan
y ríen,
se burlan de mí
me ven llorar,
doblegarme frente al espejo.
ríen aún más fuerte,
sus carcajadas
resuenan en
todas las paredes
los rincones
se han poblado
de burla,
sigo caminando,
las voces me siguen
yo no hablo
porque la palabra,
-mi palabra-
es una daga
aún más filosa
que las voces
arrinconadas,
que los susurros
gritando tras
mis orejas.

La noche sube y baja,
entonces voy rompiendo
los espejos
mientras mis
puños sangran,
todas se han callado
y…

Ver la entrada original 7 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s