Heme aquí.

Precioso

Quería permanecer

sin ni siquiera poseer,

quizás como un paréntesis

extendido en un silencio sin síntesis,

fluir entre los pájaros

que se posan en el espacio

de las estrellas que brillan en tu ocaso,

inmolarme de jubilo

descifrando los pergaminos

donde tiembla tu sentimiento

en alegatos de vida.

Y heme aquí,

con los ojos cerrados

subido a la luna,

donde guardaba los secretos

que imagine para ti,

venturoso y humilde

oteo el espacio

de ese horizonte

por donde intentas escapar

y te veo disolverte

con tu frescura de dama

de torva mirada,

de piel perpetua,

escondida en la sombra

de una virgen temblorosa

que cierra los ojos

para esconder los miedos

que delaten su frágil valentía.

Y heme aquí

pensándote mujer,

empecinado como el viento

en esta certeza

que se precipita y vacía,

embriagando mi corazón

de palabras imperturbables

que puedan serenar

el vacío que me dejas

al volar a…

Ver la entrada original 2 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s