El Cálao de ojos verdes

A la Sombra de la Luna

Hay un agujero en mi pecho,
donde anida demoníaco,
un cálao de ojos verdes,
de plumaje negro y opaco.

No le gusta verte contenta,
ni que disfrutes de la vida,
y se agita, nervioso e inquieto,
cuando ve que sigues tu vida.

Así grazna en mi oído,
sonidos que sólo yo entiendo,
palabras cargadas de dolor e ira,
palabras cargadas de sufrimiento.

—Que la muerte me de su guadaña,
para sesgar las vidas que compartes,
aquellas que vienen llegando ahora
y aquellas que venían ya de antes—

Así que aprieto los dientes,
los puños y los labios,
elevo una oración a la luna
y procuro mirar a otro lado.

Mientras le digo al demonio alado
que tu felicidad es más importante,
que no importa lo que esté pasando,
lo que importa es que vayas andando.

Y doy media vuelta,
un evitar forzado a dejar el abismo,
mientras el pajarraco desde adentro,
se descarga a picotazos…

Ver la entrada original 2 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s