El precio

El vuelo de Aderyn

Su voz me recorre en forma de escalofrío por todo mi cuerpo.
El nudo de mi estómago va en aumento conforme el volumen de voz retumba entre las cuatro paredes.
Los nervios y el miedo afloran en forma de minúsculas gotas de sudor que emanan de mi piel.

Sigo sintiendo aún sus golpes sobre mi, su enmascarada y falsa superioridad asoma en mi debilidad. Aprovechando cada resquicio de humanidad para aumentar su violencia.

Los temblores se apoderan de mi, el corazón se acelera y mi respiración comienza a bailotear de manera intermitente.

Es el síndrome de la debilidad infundada.

Un sonido, como un agudo pitido empieza a oirse desde la lejanía, aunque cada vez parece estar más cercano, hasta llegar al punto de no oir nada, sólo aquel chirriante sonido

Intento taparme con las manos para impedir que me siga taladrando los tímpanos, pero la visión se nubla convirtiéndolo todo…

Ver la entrada original 94 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s