Arys!

Madrid en el espejo

Se detuvo ante mi sin darme tiempo a reaccionar, sin poder mover ni un músculo, me hizo una reverencia que devolví casi involuntariamente. Era muy alta, con facciones dulces, pero al mismo tiempo peligrosas, de cabellos rubios brillantes y profundos ojos azules. Iba vestida con ropajes de otra época como una guerrera nórdica antigua. Una guerrera, una cazadora. Rodeada por un aura de colores fríos que me ciegan con sus destellos y acompañada por un gran lobo blanco que más allá de producir temor en mi me calmaba con su presencia.

– Me has llamado y aquí estoy. -dice.

– Yo no he llamado a nadie. – le respondo apresuradamente.

– Llevas llamándome desde que marchaste de tu hogar. Cada día, en cada caza, en la búsqueda del lugar ideal, en tus inquietudes y miedos me has llamado a gritos, involuntariamente quizás, pero ahora es el momento, estas preparada para…

Ver la entrada original 172 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s