La desinspiración.

El Destrio

Admitidme el palabro: no se me ocurre otro término para hablar de lo contrario a la inspiración que no sea la expiración, y lo encuentro demasiado lúgubre.

Hablamos normalmente de la inspiración como un influjo creativo, como una musa que nos susurra o como una idea que llega y actúa como un resorte. Como algo externo, al fin y al cabo.

Para mí es solo un estado de ánimo.

Un estado que debería ser el habitual. He leído que lo llaman plenitud de facultades. Si, he leído algún manual de psicología para torpes.

Según estos manuales es un estado que uno mismo puede aprender a provocarse. Y yo así lo creo, y lo practico. De hecho, muchos lo hacemos: escoger un entorno adecuado, aislarse, poner música, relajarse… Hay mil pequeños caminos para bajarse del tren de las emociones cuando se sabe mirar alrededor. Yo tengo los míos, pero este texto…

Ver la entrada original 264 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s