La Atlántida, la última Tule, Hiperbórea: ubi sunt?

Notae Tironianae

A lo largo de toda la literatura grecolatina, se mencionan numerosos lugares de cuya existencia se duda aún en nuestros días, dándose algunos por completamente ficticios. En el caso contrario, ¿en qué se basaron nuestros queridos antepasados para atribuir características míticas a ciertos territorios e islas? ¿Cuán alejados se encontraban de la realidad? ¿Acaso nadie viajó a estos para cerciorarse?

La Atlántida:

A partir de una larga tradición oral, Platón recoge la descripción de esta isla en sus diálogos, Critias y Timeo. El primero narra cómo Poseidón se enamoró de la hija de unos de los principales ciudadanos de la Atlántida, Clito, hija de Evenor, y este, para protegerla de la lujuria del dios, hizo construir tres anillos que rodearan la ciudad, dejando en el centro la acrópolis. Esta isla es descrita como próspera  y abundante en todo tipo de recursos, rica en bosques, pesca, fauna y minerales. Platón…

Ver la entrada original 692 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s