La visita

Wow.

El blog de Mae

Cuando lo vi aparecer, su presencia me sobrecogió. Hacía quince años que no nos veíamos y estaba muy cambiado. Sin duda, el tiempo transcurrido en la cárcel le había pasado factura. Su hermoso cabello de antes era ahora una triste calva salpicada de filamentos blancos. Su seductora mirada había mutado en un par de ojos hundidos bajo unas ojeras tatuadas sobre la piel de los párpados. Me dijo que aún me amaba, que nunca había querido a nadie tanto como a mí. Me juró, con decenas de lágrimas brotando una detrás de otra, que no entendía por qué lo había hecho. Antes de marcharse, depositó un ramo de rosas rojas junto a la lápida de mi tumba. 

(Este relato fue presentado al III Concurso de Microrrelatos contra la Violencia de género del Ayuntamiento de San Javier).

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s