La bruja, la espada y la hija del herrero (parte 1)

Mis historias y otros devaneos

2017-02-06-19.29.10.jpg.jpegMe desperté como cada mañana con el repique del martillo sobre el yunque que provenía de la forja de mi padre. Ser la hija de un herrero tenía sus inconvenientes, siempre llevaba conmigo el sonido de golpes férreosen la cabeza. Pero también tenía sus privilegios, me dejaba probar las espadas antes de terminarlas, cuando la hoja aun no cortaba. Me encantaba notar la rigidez del metal entre mis pequeñas y delicadas manos. Me sentía menos frágil empuñando una espada, aunque sabía que nunca podría hacerlo en público, puesto que eso estaba reservado para varones.

Su último encargo era especial. Aunque mi padre estaba acostumbrado a cumplir los caprichos más inverosímiles de los caballeros más excéntricos y exigentes, nunca antes le habían pedido nada similar. Una noche de luna llena, una mujer mayor, de larga cabellera blanca y con vestimenta oscura y humilde, se presentó en nuestra puerta con un frasco…

Ver la entrada original 562 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s