El Cantar de los Cantores

Los microcuentos de Dark Sibarel

No tenían nada más que sus voces, en las calles de la ciudad.

Así que Caronte se aseguró de cobrarles su cuota por adelantado.

Él fue valiente y pagó por ambos, hasta quedarse sin piernas.

Ella fue más valiente, no sólo se quedó con él, también continuó cantando sin él.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s