Solo el silencio…

Hojas de Parra

Oigo tus pasos chasqueando entre las piedras mojadas.

La lluvia cae sobre tu frente y me miras como me mirabas antes, como si no existiera la pausa o el olvido, como si el aire que separa tus rejas de las mías se hubiera detenido.

Una canción triste sale de tus lágrimas con el mismo dolor de una serenata pasada, con el mismo lamento de cantos de pájaros que posan sus alas traviesas sobre un saxo abatido de nostalgia.

El tronco del árbol de amapola cubre tu sombra y una inmensa colonia de abejas corteja tu soledad con la miel de colmena envejecida, con el néctar de un enjambre moribundo.

Las cuentas del rosario de rosas ya no te esperan; cuelgan de la pared en la que amanecen mis días y donde el sol derrama sus padrenuestros, sus avemarías y un murmullo de iglesias queda atado a la primera luz que…

Ver la entrada original 37 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s