Crescendo.

Poesía de basurales.

Crece,
crece
crece
crece,
toda mi vida
escuche esa
palabra.

Crece
el tic tac,
crece
y ya no se queja,
no le cambian más
los pañales
porque crece,

ya no debe tener miedo,
crece
y se cae
pero ahora los
raspones
son
“cositas de nada”

crece,
cree
que lo hace,
se da de lleno
contra los muros,
no sabe a dónde
debe ir.

Crece,
se prepara
sola el desayuno,
puede cuidarse
unas horitas
porque crece,
se está volviendo
tan grande
que ya no
cabrá
bajo la montaña
de hojas otoñales.

Crece
y va perdiendo
y perdiendo
y perdiendo
y perdiendo,

crece
y se da cuenta
de cuanto odia
la reiteración
de las pérdidas,
entonces sigue creciendo.

Ya no puede
golpear
romper
llorar
gritar
toser,
porque crece,
si creces
todo eso es un drama
a los ojos
de otros
que no crecen
pero envejecen.

Crece,
pierde la libertad
de estar mal

Ver la entrada original 108 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s