Sombras

A la Sombra de la Luna

Dos extraños por afuera,
se miraron,
como si fuera la primera vez que se veían,
se miraron.
En un banco, a altas horas,
conversaron,
de lo suyo y de lo suyo,
conversaron.
No hubo un roce, ni una caricia,
aguantaron,
sin dejar que mande las ganas,
aguantaron.
Cuando se acabo el día, como extraños,
marcharon,
cada uno por su lado.
marcharon.
Mientras en el banco,
quedaban,
sus sombras, lo de adentro,
tomadas de la mano.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s