Poesía III

La mente de Pepe

No entiendo las prácticas reglas

por las que se rige nuestro perverso interior,

ni domino las razones malditas y ocultas

que sumen nuestro pequeño mundo en un bello horror.

Creo captar astros difusos

con los que ensoñar y descubrir,

aunque siempre me llevo disgustos.

Mas sé de otro natural modo de huir.

Sé que el agujero guía la vida

y que el mundo se levanta en mi interior,

es una espiral que se cierne en furor

y debe combatirse día a día.

No se trata de una carrera:

no hay prisas ni maneras,

hay paradas y pinchazos

que se yerguen sin descanso.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s