Cuerpo Iscariote

A la Sombra de la Luna

Morderse los labios,
para no decir todo eso,
que se guarda, bien adentro,
para no poner en manifiesto.

Morderse la lengua,
para que no broten aquellas palabras,
que por su peso nos empujen cuesta abajo,
de nuevo.

Y hacer como si nada,
apretándose las manos,
para que no traicionen,
para que no te abracen.

Proteger al alma,
del cuerpo Iscariote.
Débil ante tu presencia,
dolido de tu ausencia.

Y ahogarse de pie,
y mentir con descaro:
-No te preocupes, todo va bien.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s