El tibio chorro de agua

LaboratorioL

1997 01 14

El tibio chorro de agua

de ese manantial

tan escondido,

fortalece cada aurora

mi perenne verano,

que de noche;

lejos de su caudal

se empequeñece

hasta dormirse en una tarde

que si no se llena, se pierde

en la noche de los tiempos.

Ver la entrada original

Anuncios

Solo un árbol grande

Delatorre f/5.6

dltf-7647-55pNo hay muerte ni principios.
Sólo hay un mar donde estuvimos y estaremos,
un mar de peces que son como nosotros,
que vuelan cuando nacen,
que se hunden cuando mueren;
peces voladores
que saltan a la luz
sin llegar a ser ángeles.
Sólo hay un mar
y los alegres saltos de la vida.
Esta curva en el aire,
tan lenta a veces,
sobre ese mar tan codicioso,
no es un arco iris
después de la tormenta,
no es un puente
por donde pueda pasar nadie.

Nuestra vida dibuja
su ascensión y descenso
sobre ese mar humano,
donde la humanidad
realmente vive.
No hay muerte ni principios.
Sólo hay un árbol grande
que sacude sus hojas
para nutrirse de ellas
cuando caigan al suelo.

Manuel Altolaguirre

Ver la entrada original

Tu hijo, tu amigo

El templo de Salomón

De niño, te contaba todo; de adolescente, no te cuenta nada. Y si intentas conversar con él, o te responde con palabras sueltas o frases breves, o inicia una discusión que convierte tu hogar en un campo de batalla.

No te desanimes, tu puedes aprender a hablar con tu hijo adolescente. Pero antes debes entender dos factores que contribuyen al problema.

La búsqueda de independencia. Para que tu hijo adolescente se convierta en un adulto responsable, tiene que pasar gradualmente del asiento del pasajero al del conductor, por decirlo así, y aprender a conducir por los traicioneros caminos de la vida. Claro, hay jóvenes que exigen más libertad de la que deberían tener y hay padres que conceden menos de la que pudieran. La guerra que se desata genera gran confusión tanto en unos como en otros. “Mis padres quieren controlar cada detalle de mi vida. Si no me dan…

Ver la entrada original 404 palabras más

Brindar por amor

salafrancablog

Recuerdo el primer instante

Donde mis ojos te vieron,

Que con verte te quisieron

Y soñaron con amarte.

La conquista no fue fácil

Pero tu sonrisa grácil

Me tenía enamorado.

Siendo mí sueño soñado

Me hizo luchar por lo difícil.

Por ti bajaré la luna

Mujer, te daré mis brazos

Extendidos como abrazos.

Con esta alma desnuda

Seré la calma sin plazos

Pues como tú… no hay ninguna.

Soy la marioneta entre tus manos

El hombre que te promete cuidar.

Niña, deja ya de soñar;

Que ya no exista camino,

Pues moriremos de ancianos,

Pues solo tú mi destino

Donde quiero caminar.

Brindo con copa de vino

Por tanto… que te voy a amar.

Ver la entrada original

Verte dolía

Dolía, Recuerdo que verle dolía. Como duele eso que quieres Y no tienes, Como duelen los amores imposibles. Dolía, Verle dolía Como duelen esas estrellas, Que jamás alcazaremos. Como duele lo inevitable. Lo pasajero. Dolía, Recuerdo que verle dolía. Como un salto en el vacío, Del que jamás caería. Silvia Contreras.

Verle dolía.  — silvianarta través de Verle dolía.  — silvianart